La importancia del desayuno en el rendimiento cognitivo y en el estado nutricional.

La alimentación durante la infancia y adolescencia tiene una gran trascendencia en la proyección de la calidad de vida del adulto.

El desayuno es toda una comida, muy necesaria para el desarrollo físico e intelectual de las personas, pero es la ingesta que más se omite. Esta omisión genera un desequilibrio de sus hábitos alimentarios y, en consecuencia, de su estado nutricional.

En nuestra sociedad se están modificando los hábitos alimentarios debido a cambios, sobre todo socioculturales; cambios sociales, familiares, nuevas ideas sobre la propia imagen, la salud, y una cultura alimentaria globalizadora. Los nuevos estilos de vida, con su falta de tiempo, están induciendo a consumir desayunos a contra-reloj u omitirlos.

Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva ya entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento. La falta de glucosa empuja a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el funcionamiento orgánico normal.

Numerosos estudios también sugieren que no desayunar interfiere en el control del peso. La explicación es que las situaciones de ayuno ponen en marcha mecanismos nerviosos y hormonales que se oponen a la pérdida de peso, como un mayor rendimiento del metabolismo corporal y más ahorro energético, lo que conduce al almacenamiento de grasa corporal.

Además, el ayuno también se asocia a un incremento del apetito, a la vez que activaría los sistemas de recompensa cerebrales hacia alimentos ricos en calorías.

APORTE ENERGETICO DIARIO

Distribución_de_ingestas_diarias

CONSECUENCIAS EN EL RENDIMIENTO ESCOLAR

Un desayuno bien equilibrado permite evitar los fallos energéticos que describen los profesores a lo largo de la mañana.

Los alumnos disminuyen su atención y se dispersan cuando a media mañana el estómago comienza a molestarles con contracciones de hambre por no haber desayunado adecuadamente.

La falta de alimento les puede provocar síntomas de hipoglucemia:

  • cansancio,
  • dolor de cabeza
  • desgana
  • somnolencia

Todo ello disminuye el rendimiento intelectual.

RECOMENDACIONES

Un desayuno puede incluir toda clase de alimentos.

Se aconseja preferentemente la tríada compuesta por lácteos, cereales y frutas o zumos de fruta fresca, que se pueden complementar con otros alimentos proteicos como huevos, jamón, etc., hasta llegar al 20 – 25% de las necesidades energéticas diarias.

Algunos alumnos no son capaces de desayunar, por distintos motivos, y por ello es muy importante que al menos almuercen, consiguiendo de este modo que incluyan alimentos que son básicos para mantener el buen ritmo de crecimiento y desarrollo, y para evitar la repercusión negativa del ayuno sobre el rendimiento tanto físico como mental.

Hay que tener en cuenta que la nutrición juega un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo, en la promoción y mantenimiento de la salud, en la prevención y en la recuperación de la enfermedad, a lo largo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031