Cómo saber si mi hijo necesita gafas

Es imprescindible que los niños tengan una buena visión para conseguir el desarrollo intelectual adecuado. La consecuencia inmediata de la falta de visión es la distracción en la clase y, en algunos casos, el esfuerzo que tienen que realizar es superior a los resultados que obtienen, por lo tanto, les lleva a un estado de frustración.

Desde edades tempranas, nuestro sistema ocular funciona bajo una gran demanda de tareas en las que se utiliza la visión de cerca, tanto a nivel escolar (leer, escribir) como de ocio (videojuegos, televisión), lo que produce másdisfunciones visuales que influyen en el rendimiento escolar y en la vida cotidiana de los niños.

Existen diferentes patologías visuales que pueden afectar a los niños:

  • Miopía: El niño no ve correctamente de lejos. Por ese motivo suele preferir jugar en lugares pequeños mejor que en la calle, por la seguridad de tenerlo todo controlado visualmente. La miopía suele aumentar hasta la adolescencia en la mayoría de los casos.
  • Hipermetropía: El niño ve bien de cerca pero mal de lejos. Prefiere jugar en espacios abiertos en los que no tenga que fijar la vista.Es muy probable que la hipermetropía se corrija en la infancia, debido a la fisiología del ojo humano.
  • Astigmatismo: El niño ve borroso en general. Se suele notar más en la lejanía. Se corrige con las gafas.
  • Estrabismo: Se suele corregir con unas gafas especiales y, cuando es muy grave, es necesaria la cirugía.

Pero, ¿cómo saber si mi hijo necesita gafas?

  • Cuando un niño tiene dificultades con la lectura, debemos sopesar si el tipo de lectura es el adecuado (nivel de vocabulario, motivación del texto, etc.). Si lo anterior no es la causa, tendremos que valorar si puede existir otro problema diferente que lo provoca.
  • Además de los problemas de aprendizaje, los niños que no gozan de una buena visión cercana, suelen alejarse los libros a la hora de leer. Se traban con mucha facilidad en las palabras largas y desconocidas, y parece más un retraso en el entendimiento de las letras que una disfunción visual, aunque puede no serlo.
  • Los dolores de cabeza son muy frecuentes en estos niños, sobre todo cuando realizan alguna actividad en la que tienen que forzar la vista.
  • El picor excesivo y constante de los ojos también es un síntoma muy esclarecedor, así como el parpadeo continuo.
  • Si tu hijo entrecierra los ojos para enfocar, es posible que tenga algún defecto visual, pues está forzando el ojo debido a una agudeza visual insuficiente, para poder ver los objetos sobre los que enfoca.

Si detectas alguno de estos signos en tu hijo, no dudes en llevarle al especialista. Allí le realizarán diversos test, capaces de detectar las patologías visuales y le revisarán los ojos con la maquinaria adecuada para encontrar la disfunción, en el caso de que la tuviera.

También es importante no saltarse las revisiones anuales del pediatra pues, la mayoría de las veces, es en el centro de atención primaria donde se detectan dichas patologías.

No debes preocuparte si tu hijo necesita gafas, pues los niños se amoldan muy rápidamente a los cambios y, cuando descubra que se puede ver de una forma clara y nítida, agradecerá llevarlas y las echará de menos en el momento que no las lleve. Además, existen muchos modelos dependiendo de la forma de la cara, los materiales y la edad del niño. ¡Seguro que encontráis alguno favorecedor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930