Guía de Primeros Auxilios: I Convulsiones

¿QUÉ SON LAS CONVULSIONES?

Son contracciones bruscas, involuntarias, repetidas y anormales de los músculos, provocadas por estímulos cerebrales. Suelen provocar debilidad o pérdida de consciencia. La causa más habitual es la epilepsia, pero pueden darse por otras razones como lesiones en la cabeza, enfermedades cerebrales, fiebre, hipoglucemias, ingesta de tóxicos, etc.

USTED DEBERÁ SOSPECHAR SIEMPRE QUE APAREZCA UNO DE ESTOS SÍNTOMAS:

  • Pérdida súbita del conocimiento a veces profiriendo un grito.
  • Rigidez permanente en miembros o espalda (convulsión tónica).
  • Movimientos que sacuden el cuerpo (convulsión tónico-clónica).
  • Apnea o falta de respiración acompañada de labios morados.
  • Mandíbula apretada, enrojecimiento de la cara y ojos desviados, fijos o en blanco.
  • Movimientos repetitivos raros como chuparse el labio, masticar o hacer ruidos.
  • Incremento en la salivación (a veces sale en forma de espuma).
  • Sangre en la boca (si se ha mordido la lengua).
  • Pérdida del control de esfínteres (la víctima puede orinarse o defecar encima).
  • Tras la crisis aparece desorientación en la víctima.
  • Recuperación de la consciencia de forma progresiva y lenta.

En personas que ya han tenido más crisis, puede existir un «aviso» llamado aurea donde la víctima siente olores o sabores raros.

MODO DE ACTUACIÓN

  • Conservar la calma, ya que una actuación precipitada puede ser peligrosa.
  • Tratar de que la persona no se lesione durante la crisis epiléptica, quitando objetos peligrosos de alrededor (aristas de muebles, objetos punzantes, etc) y colocando algo blando bajo su cabeza, para evitar que se golpee contra el suelo.
  • Aflojar ropas alrededor del cuello, (corbatas, camisa, etc.).
  • Se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración.
  • Anote la duración de la crisis epiléptica. En la gran mayoría de las ocasiones este tipo de crisis epilépticas finaliza en dos o tres minutos, tras lo cual la persona se recupera gradualmente.
  • Se debe esperar al lado de la persona hasta que la crisis epiléptica termine. Dejar que descanse hasta que se recupere y comprobar que vuelve poco a poco a la situación normal.
  • No se debe tratar de inmovilizar a la persona por la fuerza durante la crisis epiléptica.
  • No se debe introducir ningún objeto en la boca con el afán de que la lengua no vaya hacia atrás, dado que puede ser peligroso si traga este objeto y se queda alojado en las vías respiratorias, además de las posibles lesiones orales, al intentar introducirlo a la fuerza.
  • No es necesaria la respiración boca a boca durante la crisis convulsiva, aunque se tenga la impresión de que la respiración queda bloqueada por la rigidez, salvo que la persona no vuelva a comenzar a respirar terminada la crisis convulsiva.
  • Nunca se debe dar agua, alimentos o pastillas por la boca durante la crisis epiléptica o poco después puesto que un posible vómito con el conocimiento alterado puede ser muy peligroso.

convulsiones2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
julio 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031