Las actividades extraescolares suponen un plus de juego, diversión y aprendizaje en la educación de los más pequeños.

Además de ayudarles a desarrollar otro tipo de habilidades fuera de las aulas convencionales, las actividades extraescolares ayudan a conciliar el horario laboral de los padres con los horarios del niño. Tras las horas de escuela, una actividad extraescolar alarga el momento de recogida del menor, de forma que permite a los padres ajustar el horario del niño al suyo, haciendo que éste se mantenga entretenido y acompañado hasta que ellos salgan de trabajar.

Pero la elección de una actividad extraescolar no debe basarse sólo en el aspecto de la comodidad de horarios para los adultos. Es importante elegir bien y tomarnos nuestro tiempo para pensar qué le puede convenir más a nuestro hijo. Una decisión correcta en la elección de las actividades extraescolares puede aportar grandes beneficios en el desarrollo intelectual y social de los pequeños.

Y aquí viene el dilema, porque la variedad de actividades es amplia. ¿Cómo elegir bien una actividad extraescolar?¿Cuál conviene más? Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a contestar a esa pregunta:

  • Nunca debes sobrecargar al niño con demasiadas actividades que no le dejen tiempo para jugar y relajarse. Un niño debe tener tiempo para entretenerse y jugar con sus amigos. Es fundamental para su desarrollo.
  • Sobrecargar a nuestro hijos con demasiadas actividades extraescolares, puede producirles estrés y falta de atención. Asegúrate de que, además del tiempo empleado para este fin, el niño tiene también tiempo libre para desarrollar las actividades que él desee.
  • Para elegir bien una actividad extraescolar, debes tener en cuenta la opinión del niño. Deja que él elija lo que más le guste y le llame la atención.
  • El niño puede pasar un periodo de prueba tras el cual, si no se encuentra satisfecho con la actividad realizada, puede tener la opción de abandonarla o de elegir otra que le convenza más.
  • El apoyo de los padres es fundamental durante la realización de cualquier actividad extraescolar. Ya sea inglés, teatro, baile… los padres pueden ayudar a sus hijos en su motivación. Pueden ver películas en inglés en casa, acudir a una representación en la que el pequeño participe, etc.

Si consigues elegir bien las actividades extraescolares, la educación de tu hijo estará siendo enriquecida de forma muy positiva. Es posible que, a través de ellas, descubras alguna habilidad en el pequeño que, hasta entonces, había permanecido oculta.