Los valores de un proyecto educativo infantil

Nuestros hijos son el mayor tesoro que la vida nos ha dado, de ahí que queramos siempre lo mejor para ellos y busquemos la mejor manera de educarlos, para que tengan un futuro y un lugar en el mundo.

Para educar a nuestros hijos, las Escuelas Infantiles siguen un Proyecto Educativo que debe basarse en la buena educación, la creación de valores y el desarrollo de las habilidades técnicas y emocionales que les ayudarán a afrontar y superar cada etapa de su vida.

Los educadores deben ayudar a cada niño, de forma individual, a construir su propia identidad personal fomentando su autonomía y logrando un nivel de autoestima y seguridad en sí mismo, que le permitan crecer como persona.

La relación con niños de la misma edad es muy importante en los primeros años de vida, pues ayuda al niño a descubrir la vida en comunidad, a compartir objetos materiales y, lo más importante, también a compartir y afrontar la gestión de sus emociones; razón por la cual la Escuela Infantil  tiene un gran papel en esta etapa.

Para que un Proyecto Educativo sea de calidad, se debe basar en los siguientes valores:

  • Educación bilingüe: lo importante, en estas edades, no es enseñar un idioma, sino proporcionar conocimientos sobre el mismo, para ir labrando el terreno con vocabulario, frases cortas, entonación y pronunciación, etc.
  • Psicomotricidad: desde bebés, los niños necesitan desarrollar el control de su cuerpo, a base de juegos y estimulaciones psicomotoras, que le ayudan a tener un dominio suficiente del espacio y el tiempo, y que les hace más independientes.
  • Estimulación temprana: según el momento de desarrollo en el que se encuentre el niño, es muy importante que siempre haya una estimulación, por parte del personal cualificado, que le ayude a desarrollar los aspectos cognitivos y motores, despertando en ellos el interés y la capacidad para aprender.
  • Actividades experimentales: ayudan al niño a experimentar, a través del juego, e interactuar con la naturaleza de una forma activa. Estas actividades fomentan la concentración, la imaginación y el desarrollo intelectual de los niños.
  • Equilibrio emocional: las emociones son muy relevantes en esta etapa de nuestra vida, por lo tanto, es importante tratarlas con mucha sutileza, amor y cariño. Para que un niño pueda sentirse seguro, necesita estar en un ambiente cordial, donde pueda expresarse y tener la sensación de ser entendido, respetado y querido.

Para llevar a cabo todas las actividades que conforman el Proyecto educativo, es necesario crear un ambiente lúdico y constructivo basado en el juego. Los niños aprenden jugando, por lo tanto, los educadores deben fomentar el juego para desarrollar todas las habilidades de forma individualizada y personalizada, al ritmo que cada niño marca, pues no todos son iguales ni aprenden al mismo ritmo.

Esta es la filosofía del Colegio Vallmont. Por eso todos los días trabajamos en desarrollar y mejorar un proyecto de vanguardia basado en el desarrollo y equilibrio de las habilidades que cada alumno posee y en el aprendizaje de recursos y estrategias que nos conviertan en personas emocionalmente preparadas para afrontar las dificultades y retos a los  que cualquier persona se enfrenta en el día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
julio 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031